jueves, 4 de septiembre de 2014

Detalles y Creatividad.



Siempre pensé  que la creatividad era una especial mezcla de intuición, una original  predisposición a la observación, con  una enorme tendencia a satisfacer la curiosidad ,aderezada de una gran  imaginación, capacidad para descubrir relaciones, sentido del humor para darle ubicación incluso a “lo absurdo”  e ingenio para cocinar hábilmente las anteriores y presentar “las cosas” como  sorprendentes, aunque nazcan de lo cotidiano: “chispa que produce CHISPA”. Lamentablemente no todos los individuos disfrutamos de estas hablidades. Para  algunos, pocos, forman parte de su particular modelo de procesamiento de
la información, simplemente es innato (TALENTO), otros, por influencia y cercania lo han aprendido  y finalmente otros han sido o están siendo “adiestrados” para crear (fabricantes de ideas).   El dia a dia es una fuente inagotable de estímulos distintos y diferentes que encajamos como monótonos y cotidianos,aparentemente  imperceptibles por banales, livianos , a los que simplemente dejamos de prestar atención. Esos diminutos estímulos, cuando son objeto de nuestra atención, pasan a la categoria de “DETALLES”, matices que nos llevan a prestarle más atención a las cosas y, desde una perspectiva más universal, fuente inagotable del conocimiento humano. Los detalles, que son la célula nuclear del MARKETING de nuestro siglo, instrumento básico de comunicación efectiva y por tanto de atracción y seducción,estan en la base misma de la optimización de nuestras ideas, de nuestras propuestas, de nuestras conductas ,  nuestras decisiones, de nuestras actitudes y de nuestros objetivos.El detalle representa con frecuencia  una apuesta de valor capaz de hacer diferente cualquier  cosa imaginable. Alrededor del  DETALLE se CREA cuando rompemos moldes y esquivamos  tendencias, por eso el detalle es enemigo de la indiferencia, de los paradigmas y de lo predecible. El detalle solo requiere ser identificado, compartido, asumido  e instrumentalizado por que ya existía antes de localizarlo. En el origen de los éxitos siempre hubo detalles que solemos olvidar, ahí está el verdadero peso de los detalles: “la trascendencia”. Pensar y actuar a lo grande , en ocasiones , nos impide reflexionar sobre lo pequeño sin reparar en que todo lo enorme está hecho de pequeñas partes, diminutos detalles que un día hicieron  posible que las cosas ocurrieran y ocurran,  aunque siempre requieren de :  oportunidad, ocasión, congruencia , objetivo, personificación y proporcionalidad . Desde mi modesta opinión, Obviar el detalle impide la creatividad y con frecuencia nos hace perseverar en los errores y en juicios erróneos que solo un “creativo”, un dia nos ayudará a desterrar. Nunca el detalle llega a crear sin la pasión y la intensidad del -atrevimiento sin hostilidad-quizá ingenuo y aparentemente transgresor-. El DETALLE  actúa a través de dos vias: la razón y la emoción fundamentalmente  y suele ser todo un recurso en nuestra vida relacional : relaciones sentimentales, relaciones profesionales , ( RELACIONES  COMERCIALES) ,relaciones sociales, ….y ,como recurso, suele estar en relación directa con nuestros intereses . Para visualizar la importancia del detalle recordaba como hace tiempo pude acceder a una gran muestra de fotografía que se presentaba a concurso. Entre ellas había estética, sensibilidad, belleza, y preciosismo a raudales y en todas las formas  y  maneras imaginables que la técnica  y la espontaneidad permiten. Curiosamente el primer premio de aquel certamen era un fotograma simple, sencillo y realmente asequible al 90% de los mortales. Se trataba de una instantánea cuyo contenido eran unas escasas y ténues ramitas de verde hierba  jalonadas con tres pequeñas campanillas en flor de tono añil que brotaban entre el asfalto y el adoquín del acerado de una calle cualquiera en una metrópoli cualquiera. Nada que ver con los ortos y los ocasos maravillosos ni con insinuantes paisajes reiterativos abarcando los arcoiris de tonos de la naturaleza ,ni con monumentos de ensueño y diseño ,…. no, nada que ver. Aquello era simple y accesible, un pequeño detalle en mitad del universo que a diario pisamos. Pensaba en ese instante que cuando a alguien le pareció la mejor de las fotografías sin duda imaginó y reflexionó sobre las enormes posibilidades de mensajes que la imagen- (el detalle)-  ofrecía. Quizá más que todas las demás juntas. Un pequeño detallé con el que “CREÓ” e incitó poderosamente  la imaginación y abrió camino a las ideas.
Quizá  deberíamos prestar más atención a los detalles en todos los órdenes si queremos buscar cauces para la creatividad alimentando la imaginación, la curiosidad y la observación para innovar; quizá deberíamos de poner  la vista en cuanto nos rodea con más ingenuidad, humildad, y disposición a ser sorprendidos y sorprender, quizá deberíamos de compartir con mas generosidad y altruismo todo aquello que la vida pone ante nuestros ojos cada día porque creo que para CREAR hay que creer y querer.

 Gracias por el DETALLE de leerme, mañana intentaremos seguir con Más nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario